domingo, 18 de abril de 2010

Testimonio de Efrén Fernández Fernández.

“Recuerdo los relatos que los presos comunes me hicieron a mi llegada sobre las golpizas que los militares le habían dado a Orlando Zapata Tamayo.

Todos los días yo podía divisar la ventana de su celda a través de la mía, que estaba a unos 30 metros de donde aún estoy cautivo. A gritos, dialogábamos e incluso nos escribíamos con la ayuda de comunes que burlaban el asedio de los guardias. Fue así como el propio Zapata me contó con lujo de detalles lo antes informado por los comunes: Cuando me trajeron para esta prisión en 2003 me ubicaron en el destacamento #6, donde el primer teniente Emilio Guilarte Ramírez y el primer suboficial Leonel Torres Reñí me golpearon salvajemente, causándome múltiples hematomas.

Este tan solo fue el inicio de una desaforada historia de crueldades contra Zapata. Varias veces vi a los carceleros sacarlo de la celda con las manos esposadas y sin camisa, lo tiraban al suelo y cogiéndolo por los pies lo arrastraban unos 200 metros por las aceras de hormigón hasta llegar al área militar. También solían atravesar una cancha de baloncesto de piso de grava, ocasionándole lesiones en la piel.

A fines del año 2003, durante una requisa general, los guardias lo encadenaron y arrojaron al piso para que el primer teniente Quintana le diera una descomunal patada en la cabeza, inmediatamente cayó sobre él un enjambre de uniformados quienes lo apalearon. Por esos mismos días varios militares lo esposaron otra vez y el jefe de la prisión, el Teniente Coronel Wilfredo Velásquez Domínguez, le rompió la boca de un piñazo mientras que sus subordinados le daban golpes con las porras.

Nuestro finado hermano fue víctima de muchas vejaciones y palizas en esta Prisión de Guanajay.
En una de las noches tenebrosas de la prisión de Taco-Taco, en el año 2006, torturaban en una celda de castigo a Zapata, por gritar consignas y plantarse en huelga de hambre, en reclamo del cese de los malos tratos, las condiciones infrahumanas y exigiendo el respeto de los derechos de los reclusos. En ese momento le estaban aplicando la tortura física conocida en las prisiones pinareñas con el nombre de la sillita; después de golpearlo le pusieron a la fuerza unas esposas en los pies, le torcieron las manos hacia la espalda, se las aprisionaron con un segundo par de esposas y a continuación con un tercer par le unieron los pies y las manos arqueando su cuerpo hacia atrás, dejándolo así tirado en el suelo varios días. Pero él no se rindió y continuó gritando: “¡Abajo Fidel!, ¡Abajo la dictadura!, ¡Vivan los Derechos Humanos!”.

Efrén Fernández Fernández, de 47 años de edad, es miembro del Movimiento Cristiano Liberación. Fue condenado a 12 años de prisión en la Causa de los 75 del 2003 y declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional. Su familia reside en Calle Clavel #582 e/ Tulipán y Concepción, municipio Cerro, Ciudad de La Habana, Cuba.

Grabado por teléfono y transcrito por Tania Maceda Guerra del Centro de Información del Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba. Dado por Fernández el 1ro de marzo de 2010 desde la prisión de máxima severidad de Guanajay.

2 comentarios:

Luis-Kiko dijo...

Mi sincero apoyo a vuestra admirable lucha. Pido a Dios que pronto os libere del sufrimiento que os causan los asesinos Castro.

Impresionante artículo y creo que deberíais divulgar los nombres de los torturadores como muy haces en el artículo para cuando llegue su momento poder pedirles cuentas por crímenes ded lesa humanidad.

A partir de hoy empiezo a confeccionar la lista que periodicamente publicaré en mi blog.

Un fuerte abrazo.-

Omar Hernandez dijo...

Soy Omar Pernet Hernández,ex-prisionero del la primavera negra de 2003 del grupo de los 75,torturado en variadas ocasiones por los verdugos de la tiranía de los hermanos Cadtros,el día 10 de Octubre del 2004 dejado en silla de rueda en un traslado de las Cárcel las Mangas vijas de Bayamo región Oriental de Cuba,para una de las tantas cárceles del Occidente,con esposas en los pies,las manos y una faja de seguridad en la sintura que sugetan las cadenas de los pies y la manos,en gaspar sona de Ciego de Avila entraron en un hostal,y se emborracharon,saliendo del lugar sobre las 6 p.m de la tardé y bajo un fuerte aguacero,a una velocidad de 120-130 kilometros y en la entrada de Ciegoavla se produce un accidente en el que mueten los tres militares de la seguridad de estado que me conducían,quedando yo 5 dias inconciente y durante 3 meses sin memoria,en silla de rueda de que todavia estoy sufriendo.
En variadas ocaciones vi torturar a el hoy Martir Orlando Zapata Tamayo,Luis Campo Corrales,Favio Prieto Llorent y yo lo senti en mi propio esas terribles golpisas.
Omar Pernet Hernández...